Los juicios orales en México, todo lo que necesitas saber

El Sistema de Justicia Penal Acusatorio Adversarial que rige en México, y que ha venido implementándose progresivamente desde el año 2008, incorpora los juicios orales como tercera fase del proceso de administración de justicia. De acuerdo al artículo 211 del Código Nacional de Procedimientos Penales, los juicios orales son precedidos por dos etapas preparatorias. A continuación te hablaremos un poco de éstas.

Etapa de investigación, durante la cual la parte que acusa recaba pruebas que refuercen su posición en contra de la parte acusada.

Etapa intermedia, durante la cual las pruebas aportadas por la parte acusadora se evalúan a fin de determinar si pueden considerarse relevantes y legales.

Así, los juicios orales son la última fase, que debe cerrar el proceso de administración de justicia.

¿Qué son los juicios orales?

Los juicios orales aumentaron la violencia - México - ANSA Latina

Desde la terminología legal mexicana tomada del Código Nacional Procesal Penal, los juicios orales son los procedimientos comprendidos entre un auto de apertura y la emisión de una sentencia.

Este concepto parece muy poco amigable, pero su comprensión es clave si quieres destacar en tus estudios de Derecho y en el ejercicio de tu profesión… y, aún más importante que destacar profesionalmente, ser competente para poder hacer valer los derechos de las personas que representes.  Es por ello que te invitamos a adentrarte en los aspectos que definen y caracterizan los juicios orales en México.

En términos muy resumidos, los juicios orales son audiencias de debate que tienen como objetivo esclarecer los hechos mediante la presentación de pruebas obtenidas durante la etapa de investigación e interrogando a las partes involucradas, quienes podrán exponer razones y alegatos a favor y en contra de sus respectivas posiciones, a fin de que aparezcan los elementos que permitan al juez emitir una sentencia.

Una mirada atrás

Al repasar la historia de los juicios orales, puede verse que su origen se relaciona con las maneras en que, desde tiempos remotos, las sociedades humanas han intentado resolver desacuerdos y asuntos conflictivos.

De hecho, las reuniones donde las personas exponen y analizan hechos que afectan a otros, y se toman decisiones al respecto, existen desde aún antes de la división política y económica de los territorios que hoy conocemos como países: con variantes según la cultura de cada sociedad, determinados miembros de la comunidad dialogaban y recomendaban soluciones a problemas de convivencia o imponían castigos ante la violación de ciertas reglas.

Se trata, en definitiva, de una manera natural y expedita de promover la convivencia que fue ganando ritualidad hacia la Edad Media. La adopción de procedimientos y maneras formales en estos contextos fueron perfilando lo que hoy se conoce en el mundo jurídico como juicios orales.

Sin embargo, pese a su origen y maneras similares de realizarse, en cada país los juicios orales tienen sus particularidades y responden a ordenamientos legales propios.

Principios de los juicios orales

La lista de los principios sobre los que se establecen los juicios orales en México incluye:

·        Oralidad

·        Publicidad

·        Inmediación

·        Contradicción

·        Continuidad y concentración

Ahora, abordaremos cada uno de estos para que quede mucho más claro.

Oralidad

Tal como se desprende de la misma palabra, la oralidad es el principio más característico del proceso de los juicios orales. Se refiere a que tanto los alegatos, declaraciones, argumentos y en general cada una de las intervenciones que se realicen en su seno deben hacerse de palabra (salvo, por supuesto, la imposibilidad de los participantes de expresarse oralmente).

Este principio fue adoptado porque el hablar es un mecanismo idóneo de comunicación y trasmisión de mensajes, que promueve la igualdad de condiciones. Por otra parte, la ventaja más destacable de la oralidad es su rapidez e inmediatez.

Publicidad

El carácter público de los juicios orales permite que la función contralora de la sociedad sea más factible: el hecho de que cualquier ciudadano pueda participar como público en un juicio oral dificulta que los funcionarios falten a la ley.

Sin embargo, debes saber que, en ocasiones, los juicios orales en México pueden realizarse «a puerta cerrada» (parcial o totalmente). Por ejemplo, cuando se tratan asuntos tales como seguridad del Estado, orden público, secretos (industriales, comerciales, oficiales, etc.).

Como abogado o estudiante de Derecho debes estar al tanto de en qué ocasiones y bajo qué protocolos puede restringirse el carácter público de los juicios orales.

Inmediación

En el contexto de los juicios orales, la inmediación implica que la audiencia cuente con la presencia no interrumpida de todas y cada una de las partes que integran el proceso: imputado, defensores, parte acusadora, jueces.

El principio de inmediación también se refiere a que quienes forman el tribunal conozcan directamente las pruebas que se desahoguen para formar su propia convicción.

Contradicción

La confrontación de las partes es la base sobre la cual se fundamenta del Sistema Acusatorio Adversarial, pues hace posible valorar las pruebas tanto desde el punto de vista de quien la presenta como de la parte contraria.

Así, el llamado contrainterrogatorio permite a la contraparte ejercer su derecho a refutar, lo que permite confrontar puntos de vista y verificar la veracidad de lo declarado, lo cual es un recurso que genera confianza en el tribunal.

Continuidad y concentración

Que los juicios orales se desarrollen de una sola vez (o en audiencias consecutivas) es un principio que permite que la temporalidad entre el desahogo de las pruebas, los alegatos, la deliberación de los jueces y la emisión de sentencia tengan un carácter «fresco».

Es menester que quienes participan en un juicio oral sepan exigir esta condición, conociendo también que el Código Procesal Penal regula tal continuidad, pero que puede haber excepciones, para lo cual existe un protocolo en el que deberás ahondar si incursionas en este campo.

Los juicios orales en México: ¿cómo se desarrollan?

En nuestro país se da curso a los juicios orales tras el cumplimiento de las dos primeras fases (investigación y etapa intermedia). Si antes las partes no han optado por alguna salida alternativa, se procede a la realización del juicio oral, que en México tiene características propias.

Por ejemplo, en los juicios orales que se desarrollan en México participan tres tipos de jueces:

·        El Juez de Garantía o Juez de Control

·        El Juez de Tribunal o Juez de Juicio Oral

·        El Juez de Ejecución de Penas

Todos ellos deben conocer la acusación, las pruebas y la defensa.

Otro elemento importante que debes manejar es el protocolo para la realización de los juicios orales, que incluye pasos como:

La apertura

Al recibir el auto de apertura, el tribunal correspondiente fijará una fecha para la audiencia de debate. Esta fecha debe estar comprendida entre 20 días y 60 días naturales a partir de dicha recepción.

Asimismo, el tribunal debe citar a las partes involucradas con un mínimo de 7 días de antelación a la fecha de la audiencia.

Si has prestado atención, habrás notado que el procedimiento de juicio ya ha comenzado varios días antes de la realización de las conocidas audiencias.

Conocer y estar al tanto de estos lapsos y los requisitos que tiene la convocatoria a los juicios orales en México es fundamental para que puedas desenvolverte oportunamente en el ámbito legal, ya seas parte de la acusación o de la defensa.

Del mismo modo, también hay cantidad de detalles que se deben tomar en cuenta para posibilitar el inicio de un juicio oral. Por ejemplo, el contenido del auto de apertura, que debe incluir la individualización de los acusados, los hechos materia de acusación, las acusaciones y las correcciones (si las hubiera), los acuerdos probatorios, las medidas de resguardo de la identidad y las personas que deben ser citadas, por citar algunos de los componentes que deben integrar el documento.

Posteriormente, el juez que preside la audiencia informará las acusaciones que sean objeto del juicio, las cuales deben figurar en el auto de apertura. También expondrá los acuerdos probatorios existentes.

Desconocer tales requisitos podría afectar negativamente tu labor profesional y afectar de mala manera a las personas involucradas, por no hablar de entorpecer el sistema de administración de justicia.

A partir de este momento, inicia la parte más conocida de los juicios orales:

Los alegatos de apertura: las partes tendrán oportunidad de discurrir sobre su posición en el conflicto. El Ministerio Público acusará, el Asesor Jurídico hará conocer su punto de vista y el Defensor expondrá las bases de su posición.

El desahogo de las pruebas: cada parte presentará pruebas previamente admitidas.

Declaración del imputado: si el acusado lo desea, puede expresar su punto de vista sobre el hecho del que se le acusa.

Alegatos de clausura: las partes expondrán nuevamente sus posiciones soportadas en las pruebas presentadas.

Deliberación: los jueces han de reflexionar sobre los hechos analizados y tomar su decisión concienzudamente y con prudencia, sobre la base de lo expuesto en la audiencia oral.

Sentencia: el Juez de Ejecución de Penas emite y explica la resolución del tribunal, tras lo cual se ejecuta la sanción (si la hubiese).

Y después de todos estos puntos, se considera que el juicio ha concluido. ¿Te das cuenta de lo importante que es conocer a fondo de qué se tratan los juicios orales en el contexto mexicano?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: